viernes, 29 de febrero de 2008

LEY ANTITABACO VS LEY ANTITABACO

Así es, como lo dice el título de esta entrada, en el transcurso de esta semana se aprobaron dos leyes que pretenden regular, entre otras cosas, el consumo del tabaco en establecimientos mercantiles que no se encuentran al aire libre.

Una de ellas se aprobó en el D.F. y es, por su jurisdicción y competentcia, de aplicación local. La otra, fue aprobada por los senadores y es, por consiguiente, de aplicación federal.

El problema versa sobre el orden jerárquico que deben mantener las leyes; es decir, que ley está por debajo de la otra.

Si bien es cierto que la ley aprobada por el D.F.aplica únicamente en esa entidad, también lo es que es una legislación del orden local y contraviene a una legislación del orden federal (la ley aprobada por el senado). Con lo anterior, vendrán una serie de problemáticas de aplicación de las normas; es decir, que norma ha de aplicarse y que norma ha de "olvidarse".

Retomando la parte de la jerarquía de las leyes, el contenido y aplicación de una ley federal siempre estará sobre el contenido y aplicación de una ley local; por ende, si en la legislación local se prohibe a cualquier establecimiento mercantil que no se encuentre al aire libre el consumo de tabaco dentro de sus instalaciones y en la ley federal se permite un área para esta actividad, prevalecerá lo precisado por ésta última.

Lo anterior traerá consigo una cascada de incertidumbre legal que podría afectar la esfera jurídica de los gobernados; pues si bien es cierto que la legislación federal prevalece sobre la local, también lo es que las autoridades, conociendo su actuar (salvo elementos y funcionarios honestos), intentarán hacer efectiva la legislación local e ignorarán a la legislación federal mientras así convenga a sus intereses.

Esperamos que esta controversia de índole constitucional se resuelva a la brevedad. Cabe aclarar que no estoy encontra de dichas leyes, al contrario, considero que ambas tienen la tendencia de cubrir una necesidad imperante para el pueblo, pero debemos atender antes a salvaguardar el Estado de Derecho consagrado en nuestra Constitución Política Federal.

Así mismo, si la intención es proteger la salud de quienes no fumamos y con ello ayudar a quienes sí lo hacen, creo que debemos empezar por las empresas tabacaleras, ya que son éstas las que en gran medida son culpables de que la gente que fuma sea adicta a este vicio.

Saludos y hasta la próxima.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal